MARGARET

Aquella fría tarde, Margaret murió. Siendo la hija menor de la familia más adinerada de la zona norte del barrio francés, fue enterrada con todos los honores en el cementerio de Lafayette. La madre desconsolada pidió a su marido que se le diera inmediatamente sepultura a su hija, y que fuera acompañada de las mejores galas luciendo un lujoso collar de diamantes. Unos ladronzuelos que estaban por la zona vieron atentos todo el funeral y decidieron esperar a que cayera la noche, para desenterrar el cuerpo de Margaret y así poder robar sus joyas.

Cuando la luna llegó a todo su esplendor, los jóvenes se deslizaron hacia el interior del cementerio para remover la tierra fresca de la tumba, y con palas llegaron rápidamente al ataúd de la joven. Con sorpresa miraron la madera descompuesta llena de podredumbre, los clavos oxidados y retorcidos yacían sueltos de la tapa corroída. Los ladrones se miraron asombrados, pensando si tal vez se habían equivocado de tumba, pero la tierra era demasiado fresca para contener un cadáver tan antiguo. 

¿Cómo era posible que la joven Margaret se convirtiera en un cadáver consumido en tan pocas horas? ¿Y el ataúd de madera noble? En realidad, poco les importaba y en el momento que vieron el collar de diamantes colgando en el cuerpo sombrío y macilento, los ladronzuelos sin pensarlo lo arrancaron de la piel seca de la joven. Treparon por la tierra fresca y corrieron hacia los grandes portones de la entrada, pero antes de que llegaran a ascender por entre los hierros, una voz dulce les habló a sus espaldas. 

            —Qué, caballeros, ¿Habéis venido a ayudarme? —dijo Margaret dejando sus rizos otra vez jóvenes volar al viento.

            —¿Cómo puede ser? Tú estabas muerta. —Sucumbidos por el pánico comenzaron a correr en otra dirección.

            —No, es ese maldito collar que mamá insiste que debo llevar. Gracias a vosotros tengo otra vez la libertad. —Bajo la luz de la luna se escucharon los gritos agónicos de los jóvenes, los cuales, jamás llegaron a  salir del cementerio.

Todos los derechos reservados.

12 comentarios sobre “MARGARET

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: