EL GUÍA

Karen tosió entre arcadas que le impedían respirar.

            —¿Dónde coño estoy? —Miró a su alrededor, pero el humo lo cubría todo, excepto al hombre que la mirada indiferente—. ¿Quién eres?

            —Soy tu nuevo guía —dijo sacudiéndose los pantalones llenos de cenizas—. Pero no te preocupes, el jefe vendrá a verte pronto.

            —¿De qué hablas idiota? —Tosió varias veces mientras se rascaba el brazo lleno de pinchazos de heroína—. Que asco, casi no puedo respirar.

            —Tranquila, eso nos pasa a todos la primera vez. —Acomodó su chaqueta negra estirándola por las mangas—. Es por el azufre, hasta que te adaptes te rascará la garganta.

            —¿Azufre? ¿De qué hablas? —Karen se sentía desorientada y la falta de droga empezaba a ponerla nerviosa—. Espera ¿Dime quién eres? ¡Dime la verdad!

            —Solo soy uno más del montón. —Señaló su nariz—. Intenta no respirar Karen, es lo mejor.

            —¿Cómo pretendes que no respire? ¿Y cómo sabes mi nombre? —Mirando con asombro al loco que tenía delante—. ¡Dime ahora mismo cómo salgo de aquí!

            —De aquí no hay salida Karen, esta vez la heroína fue demasiado. —Sacó un cigarrillo que encendió con su propio aliento y comenzó a caminar entre el humo denso y gris alejándose—. Y recuerda, deja de respirar, ya no necesitas hacerlo, es solo la costumbre. ¡Y pronto la perderás!

Todos los derechos reservados.

Un comentario sobre “EL GUÍA

Los comentarios están cerrados.

WordPress.com.

Subir ↑

Crea un sitio web gratuito con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: